Limpieza sin lejía

Limpieza sin lejía, con resultados excepcionales

¿Realmente es posible hacer una limpieza sin lejía y conseguir resultados óptimos? ¡Por supuesto que sí! Y queremos mostrarte cómo conseguirlo, mediante el uso de sustancias caseras completamente inocuas. En Innovafs queremos brindarte toda la asesoría que necesitas, para que hagas limpieza de hogar efectiva.

Cuidar de la salud de todos en el hogar es una tarea muy importante, que requiere de conocimientos y habilidades específicas. Son muchas las sustancias y herramientas disponibles en el mercado, por lo que hay que saber elegir bien. Cuando así lo haces, consigues cuidar a todos en el hogar, y la vida es más grata.

¿Por qué muchos prefieren la limpieza sin lejía?

Antes de hablar sobre cuáles son las sustancias que puedes usar para reemplazar la lejía, queremos hablarte un poco sobre dicho compuesto. Su uso es muy común, y lleva años siendo una de las mejores alternativas para hacer limpieza efectiva. Pero, como muchas otras, su manipulación tiene efectos perjudiciales para la salud.

La lejía no es otra cosa que una solución de hipoclorito de sodio diluido en agua. Dicha dilución se hace en porcentajes variados, desde el 1,5% hasta el 25%, consiguiendo distintos niveles de concentración. También se le conoce como cloro y lavandina.

Posee una enorme capacidad oxidante, por lo que se le usa como desinfectante y descolorante. Frecuentemente se le emplea en el ámbito doméstico e industrial, como parte de los implementos de limpieza cotidianos. Su poder blanqueador quizá es el más conocido, además de que puede eliminar casi todo tipo de microorganismos.

Riesgos al usar lejía para higienizar

Si alguna vez has limpiado con lejía, seguramente has comprobado que puede ser muy irritante. La piel y las mucosas se resienten cuando el olor y los vapores que desprende la lejía las alcanzan. De ahí que siempre se recomiende el uso de guantes y otros elementos de seguridad.

Uno de los mayores riesgos en la limpieza con lejía es la posibilidad de una intoxicación. Ya sea por inhalación, exposición de la piel o beberla accidentalmente, la lejía puede causar graves daños estomacales, e incluso la muerte. Por ello es necesario manipularla con mucho cuidado.

Limpieza sin lejía

Algo que tampoco debes hacer con la lejía es mezclarla con otros aditivos químicos. Particularmente es muy perjudicial combinarla con el amoniaco, otra sustancia muy usada para limpiar en casa. Dicha combinación puede expeler vapores altamente tóxicos, que producen mareos y hasta envenenamiento.

Otros factores a tomar en cuenta

Otro defecto que podemos encontrarle a la lejía es que posee muchos aditivos químicos. Con ellos se busca estabilizar su composición y darle una mejor fragancia. Pero esos mismos aditivos pueden resultar nocivos para la salud, particularmente si se usa frecuentemente en casa.

Cuando la lejía o el cloro se exponen a la luz, aire libre y otros elemento externos, reduce su efectividad drásticamente. Por ello es recomendable guardarle en un lugar cerrado, y usarlo en pequeñas cantidad dentro del hogar. Cuando se usa fuera de casa, hay que trabajar con rapidez para aprovechar al máximo sus propiedades.

La lejía es altamente corrosiva

Finalmente, una de las desventajas de usar cloro es que corroe con mucha facilidad. Para empezar, las prendas de vestir donde cae lejía pierden su color, y se vuelven menos resistente. Objetos de aluminio, acero inoxidable, gomas o plástico también sufren mucho cuando se les expone a su poder corrosivo.

¿Qué puedo usar para hacer limpieza sin lejía?

Después de leer sobre las desventajas del uso de lejía en las labores domésticas, quizá te surjan algunas preguntas. Por ejemplo, ¿por qué se sigue usando con tanta frecuencia? ¿Cómo emplear lejía en la limpieza del hogar sin correr riesgos? ¿Existen otras sustancias que puedan reemplazarla?

Bueno, es cierto que la lejía puede representar un peligro para la salud de quien la manipula. Pero, en vista de sus múltiples beneficios, no deja de ser un buen aliado contra la mugre. En primer lugar, la lejía puede matar muchos microrganismos perjudiciales, presentes en distintas superficies.

Asimismo, con la lejía se pueden arrancar machas fuertemente arraigadas. De ahí que se le use con frecuencia en limpieza de baños, inodoros, azulejos y cocinas. Además, resulta ideal para lavar prendas de vestir blancas. Incluso hay composiciones de cloro para lavar ropa, con un pH bajo y agradable aroma.

Cómo blanquear ropa sin lejía

Claro está, la lejía no es la única sustancia con la que puedes blanquear tu ropa. Existen otras de uso doméstico que resultan ideales para esta labor. A fin de que aprendas a hacerlo, te invitamos a ver el siguiente video. Seguramente te sentirás como todo un experto después.

Utiliza la lejía con la debida precaución

En vista de los buenos resultados que se obtienen con el uso de la lejía, vale la pena aprender a usarla bien. La verdad, no resulta complicado darle a esta sustancia la aplicación apropiada al momento de limpiar. Basta con seguir algunas sugerencias básicas, y podrás valerte de la lejía para desinfectar y blanquear.

En primer lugar, es importante que limpies bien el área donde aplicarás lejía. Elimina todo resto de suciedad, polvo y demás partículas, para conseguir que la lejía haga bien su trabajo. Recuerda adquirir una lejía con pH bajo, y que no contenga muchos aditivos, como perfumes.

No excedas la dosis recomendada

Si te fijas en la etiqueta del envase, verás que se recomienda una dosis específica para diluir por litro de agua. No excedas dicha cantidad, usa solo la que el fabricante haya recomendado. Así, evitarás exponerte a irritación y no dañarás las superficies donde vayas a aplicar la lejía.

Usa solo agua fría para diluir la lejía

La lejía está diseñada para ser diluida en agua, pero nunca uses agua caliente para tal fin. Esto debido a que la combinación de agua caliente con la lejía hará que esta última expela vapores contaminantes. Por consiguiente, emplea solo agua a temperatura ambiente, o en su defecto, fría.

Aplica la combinación de agua con lejía usando las herramientas adecuadas. Por ejemplo, siempre utiliza guantes de látex y botas de agua, para evitar irritaciones. Asimismo, muchos prefieren proteger su cara con lentes y tapaboca, para resguardar las mucosas. Lo importante es que evites exponerte al cloro, y no dejes que caiga en tu ropa.

Ventila toda el área

Por último, procura mantener el área de limpieza bien despejada. Abre puertas y ventanas, permitiendo que el aire fresco circule por todo el lugar. De esta forma evitamos que los gases emitidos por la lejía se concentren o acumulen. Esta es la mejor manera de protegerte de riesgos respiratorios por intoxicación.

Limpiar sin lejía: ¿Qué sustancias puedes emplear?

Hasta ahora hemos explicado las ventajas y desventajas de usar lejía en las labores de limpieza. También hemos detallado cómo protegernos, para que dicha sustancia no represente un peligro para nuestra salud. Ahora es momento de hablar acerca de cómo limpiar sin necesidad de usar lejía.

Limpieza sin lejía

¿De verdad vale la pena prescindir de la lejía al momento de limpiar? Pues bien, para muchas personas, resultaría impensable hacer actividades higiénicas en casa sin algún tipo de cloro. Consideran que es la forma más rápida de conseguir resultados óptimos. Particularmente al momento de limpiar baños, retretes o cocinas.

Con todo, a otros no les termina de convencer la idea de siempre usar lejía para atacar la suciedad. Piensan que su empleo es requerido solo cuando la situación es muy grave. De lo contrarios, prefieren usar otras sustancias menos agresivas para atender casos menores.

Por qué algunos prefieren la limpieza sin lejía

Una de las principales razones por las que algunos prefieren la limpieza sin lejía, es porque su piel es sensible. Así es, para quienes sufren de alergias y otros males cutáneos, el cloro podría representar una seria amenaza. De tal manera que su rechazo a la lejía se debe más por razones médicas que por gusto personal.

Otros han tenido malas experiencias con el uso de lejías o cloros, así como otras sustancias agresivas. Quizá se han intoxicado o han sufrido quemaduras y daños en la piel. De ahí que eviten todo contacto con sustancias que pueden provocarles reacciones parecidas.

Las soluciones caseras son lo mejor

Por último, están aquellos que aman el uso de remedios caseros, antes que los componentes químicos. Les encanta hacer combinaciones con elementos domésticos, y conseguir resultados excepcionales en cada intento. De esta manera, hacen buenos trabajos de limpieza y no exponen ninguna superficie a maltrato corrosivo.

Sin importar qué tipo de persona seas, y tus gustos al momento de limpiar, te conviene aprender cómo hacer limpieza sin lejía. Para ello, vamos a mencionar algunas sustancias de uso doméstico y sus múltiples aplicaciones en el mundo de la limpieza. Pon en práctica nuestras ideas, y te convertirás en todo un experto.

Limpieza sin lejía: vinagre blanco para desinfectar

Una de las propiedades de la lejía es que consigue matar todo tipo de bacterias, gérmenes y demás microorganismos. Su poder desinfectante rara vez es igualado por otras sustancias. Pero el vinagre blanco no tiene nada que envidiarle a la lejía, ya que también es un poderoso antiséptico natural.

Así es, el vinagre blanco puede convertirse en tu mejor aliado para eliminar  muchos agentes patógenos. Como contiene ácido ascético, es capaz de neutralizarlos, sin importar dónde se encuentren. Puedes emplearlo para limpiar baños, cocinas, azulejos y muchas otras superficies.

Una de las ventajas de vinagre, es que su uso no supone un peligro para tu salud. Basta con diluir una parte de vinagre blanco en tres de agua, y tendrás un poderos detergente. Incluso puedes mezclarlo con agua tibia y un poquito de limón, para potencias todas sus habilidades.

 Vinagre como desengrasante y desodorizante

Algo más que conseguirás con el vinagre blanco es que removerás toda grasa y neutralizarás los malos olores. Así es, el poder arrancagrasa del vinagre es legendario, por lo que se usa a menudo para limpiar cocinas y utensilios para cocinar. Diluido en agua o aplicado directamente en la zona, resulta muy poderoso.

Asimismo, el vinagre blanco neutraliza los malos olores con bastante rapidez. Esto debido a que mata las bacterias y gérmenes que lo causan. Así que no disfraza los olores, sino que los destruye. Y por si fuera poco, aleja del área tratada la molesta presencia de moscas y hormigas.

Limpieza sin lejía: bicarbonato de sodio para arrancar manchas

Una razón por la que muchos prefieren el cloro o la lejía para limpiar, es su poder blanqueador. Nadie puede negarlo: la lejía remueve manchas mejor que muchas otras sustancias. Ahora bien, el bicarbonato de sodio no se queda atrás para eliminar manchas fuertemente adheridas.

El bicarbonato de sodio es un polvo blanco efervescente disoluble en agua. Su uso no representa ninguna amenaza para quien lo manipula, y puede encontrarse en cualquier tienda o supermercado. Aplicado directamente en el área manchada, o mezclado con agua y un chorrito de limón, produce efectos sorprendentes.

Con el bicarbonato de sodio pueden blanquearse y desmancharse distintas superficies, y hasta prendas de vestir. Solo hay que mezclarlo con agua o colocar un poco directamente en la zona. Dejar actuar unos minutos, remover con agua y listo. Si la mancha persiste, siempre se podrá repetir el proceso.

Un blanqueador más: el agua oxigenada

Una sustancia que también puede usarse para blanquear prendas y superficies es el agua oxigenada. También llamada peróxido de hidrogeno, es fácil conseguirla en farmacias y tiendas de cosméticos. Además de blanqueador, hace mucho bien como desinfectante natural.

Limpieza sin lejía: prueba la limpieza con ozono

Pues bien, si vamos a hablar de los sustitutos de la lejía al momento de limpiar, no podemos olvidar la limpieza con ozono. Este método se ha vuelto toda una tendencia en años recientes, pero especialmente en los últimos meses. Debido al brote de enfermedades pandémicas como el Coronavirus, muchos han optado por limpiar con ozono.

El ozono es un gas natural sin el cual sería imposible la vida en la tierra. Cuando se halla en grandes concentraciones, presenta un color azulado y puede irritar las mucosas. Es muy ligero, por lo que no puede transportarse ni almacenarse de ninguna manera. Pero sus propiedades higiénicas son excepcionales.

Qué logra el ozono como agente de limpieza

El uso del ozono como agente de limpieza se ha generalizado, especialmente por su gran efectividad. Cuando se limpia una superficie con agua ozonizada, elimina absolutamente toda bacteria, germen, virus y demás microorganismo presentes. De forma rápida, y sin el empleo de otras sustancias, todo queda 100% esterilizado.

De ahí que los servicios de limpieza con ozono sean requeridos con tanta frecuencia. Resulta ideal para limpiar espacios grandes como escuelas, hospitales, quirófanos, estacionamientos, aeropuertos y demás establecimientos. Las maquinas usadas con este fin se llaman ozonizadores, y cumplen muy bien su función.

El uso de ozono para purificar agua y aire

Algo que puede hacerse con el ozono y no con la lejía, es purificar el agua y el aire. Así es, las propiedades higiénicas del ozono se han sabido aprovechar hasta lo último. Con ozonizadores especiales, se consigue purificar el agua de consumo y desodorizar distintos espacios, eliminando la presencia de virus, como el Covid-19.

Por supuesto, para disfrutar de las propiedades del ozono, es necesario contratar los servicios de personal cualificado. También se puede adquirir máquinas de ozono de uso doméstico, y aprender bien a usarlas. Pero la verdad vale la pena el esfuerzos, pues conseguirás realizar una limpieza sin lejía muy efectiva.

Usa lo mejor para la higiene de tu hogar

Si prefieres hacer una limpieza sin lejía, te hemos dejado algunos de los sustitutos ideales. Aprende a usarlos bien, y a combinarlos en sus debidas proporciones. Cuando así lo hagas, no te hará falta el empleo de cloros en los proceso de limpieza. Eliminarás de tu hogar esa constante fuente de peligro.

Ahora bien, si decides arriesgarte y te crees capaz de seguir usando la lejía, bien puedes seguir haciéndolo. Solo que, para minimizar las posibilidades de accidentes, sigue con cuidado las indicaciones del fabricante. Lee bien las etiquetas, y aplica las sugerencias que te hemos brindado.

Con o sin lejía, lo importante es mantener nuestro entorno completamente limpio y libre de amenazas. Son muchas las herramientas y sustancias disponibles, así que elige con cuidado las mejores. La salud de toda tu familia está en juego, por lo que no debes escatimar esfuerzos.

Visita nuestro sitio web

Si quieres conocernos mejor, te invitamos a que visites nuestro sitio web. Allí hallarás muchos consejos más sobre higiene y desinfección en el hogar. También puedes elaborar un presupuesto en línea, para conocer un estimado del costo del servicio.

Solicita la ayuda de profesionales

Entendemos que quizá no dispongas de tiempo o conocimientos para llevar a cabo labores de limpieza efectivas. Por ello, queremos ofrecerte nuestros servicios de higiene profesional. Contamos con las herramientas y demás recursos necesario para atender cualquier necesidad sanitaria.

Así que no dudes en contactarnos, y con gusto aclararemos todas tus dudas sobre nuestros servicios. No interesa mucho conocer tus circunstancias particulares, para entonces darte la atención que precisas. Anímate y súmate a la gran lista de clientes satisfechos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *