Como limpiar sillas de tela

Cuando nos disponemos a realizar la limpieza de nuestro mobiliario, nos surgen muchas dudas sobre cómo se limpian los diferentes tipos de materiales. Las sillas son uno de los elementos fundamentales en cualquier salón de casa o en las oficinas. Por eso, hemos creído conveniente proporcionarte una serie de recomendaciones sobre cómo limpiar las sillas de tela. Porque ponerles una funda les quita todo el encanto.

Cómo limpiar sillas de tela eficazmente

Las sillas de tela le aportan un toque elegante y sofisticado al ambiente. Por lo que es fundamental mantenerlas en buenas condiciones. Requieren de unos cuidados específicos, ya que es un material delicado. Sobre todo en colores claros, las manchas son muy notorias.

Muchas veces posponemos la limpieza de este tipo de tejidos bien sea por falta de tiempo o por desconocimiento de cómo hacerlo. Sin embargo, no te preocupes, no es una tarea complicada.

Este tipo de mobiliario suele estar colocado alrededor de la mesa del comedor, por lo que está más expuesto a factores que puedan estropearlo. Seguro que te ha pasado que uno de tus invitados ha derramado algo de vino en tu preciosa silla beige o el adorable hijo de tu amigo ha pasado por ella sus manitas llenas de chocolate.

En estos casos no solo es importante realizar la limpieza, sino que también se lleve a cabo frecuentemente. La suciedad se acumula fácilmente en el material tapizado, por lo que cuanto más tardes en deshacerte de esas manchas, más arraigadas estarán y costará mucho más esfuerzo que recupere su aspecto inicial.

Claves de cómo limpiar sillas de tela

Para saber cómo limpiar las sillas de oficina o de tu casa, lo primero que tienes que hacer es echar un vistazo al código de etiqueta que aparece en el tejido. La etiqueta te indica de qué elementos está compuesto así como las recomendaciones del fabricante. Las puedes encontrar de varios tipos:

– Código W: en estos casos puedes realizar la limpieza con limpiadores a base de agua porque este tipo de tejido está preparado para ello. Siempre te será más fácil la tarea si la acompañas con un paño suave. Cuidado con que no sea demasiado duro como para deshilachar la silla.

– Código S: este tipo de telas no permiten más que la limpieza en seco. Esto quiere decir que no puedes sumergirla ni frotarla con agua, ya que podría encogerse o deteriorarse.

– Código X: los tejidos que van marcados con ese código son los más delicados. No permiten ni productos fabricados a base de agua, ni tampoco los limpiadores en seco. Por lo tanto, para realizar la limpieza de este tipo de telas habrá que utilizar un aspirador.

En algunas ocasiones puede que en la etiqueta no aparezca el código. En esos casos, te recomendamos que consultes con el fabricante. Si esta opción no es posible, siempre puedes probar a limpiar una parte de la superficie poco visible. Ahora que ya sabes cómo limpiar las sillas de tela, no tienes excusa para dejar que esa suciedad se acumule.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *