Como limpiar las juntas del suelo y los rodapiés

Hay lugares de una casa que a veces cuesta mucho limpiar. Pero, es más sencillo de lo que parece. Con unos fáciles trucos no vas a tener problema. También vas a saber cómo limpiar las juntas del suelo y los rodapiés.

Estas pequeñas zonas de la casa pueden traer muchos quebraderos de cabeza. Pero, en este artículo vamos a darte consejos para que nunca más sean un problema. Ya verás que mantener toda tu casa limpia será muy fácil.

Los mejores consejos para mantenerlo todo limpio

Las juntas y los rodapiés pueden llegar a ensuciarse mucho, por culpa del polvo o de la suciedad que entra desde fuera de tu vivienda.

Trucos para limpiar las juntas del suelo

Hay diferentes maneras de mantener limpias las juntas. Vamos a hablarte de algunas de ellas para que escojas la que mejor se adapte a tu casa.

– Blanqueamiento: hay productos químicos que van a ayudarte a blanquear las juntas. Estas, con el paso del tiempo pueden llegar a ponerse muy feas.

Hay ciertos pasos que debes seguir para que tus juntas queden perfectas. Tienes que fregar el suelo antes con agua y lejía para que se vaya toda la suciedad posible, así, el producto actuará mucho mejor.

Después de esto lo más aconsejable es que dejes secar bien el suelo hasta que no quede nada de lejía en el suelo. Luego ya podrás aplicar el producto, que suele traer un pincel para aplicarlo con mucha más facilidad.

– Limpieza con esponjas: una elección muy buena para limpiar las juntas de tu casa es utilizar una esponja que esté nueva y bicarbonato. Lo primero que vas a tener que hacer en este caso es echar en el suelo una abundante cantidad de agua.

El agua tiene que estar a una temperatura alta para que haga efecto, solo tienes que mezclarla con el bicarbonato y dejar que haga efecto. Si quieres que sea más efectivo puedes ayudar a este producto frotando un poco con un cepillo.

Trucos para limpiar los rodapiés

Los rodapiés son más fáciles de limpiar que las juntas pero también necesitan atención para que se mantengan perfectos. Es una zona donde puede acumularse mucha suciedad, te vamos a dar algunos trucos.

– Trapo húmedo: dependiendo del material del que sea el zócalo podrás echar algún producto al trapo o no. Si por ejemplo, los tuyos son de madera es mejor que antes de pasar el trapo le pases una aspiradora para quitar la máxima cantidad de polvo posible.

Tienes que tener mucho cuidado para limpiarlo bien, ayúdate de un cepillo para llegar a todos los rincones y ranuras que pueda tener el rodapié.

– Fregona: este método también es muy utilizado. Sería mejor para rodapiés de cerámica. Con este truco tendrás un problema, vas a tener que andar con mucho cuidado para no manchar la pared y que se pueda estropear la pintura.

No te preocupes por los productos, en el caso de la cerámica puedes usar el que quieras para limpiarla. Incluso puedes utilizar los productos que uses para limpiar los azulejos de tu baño o de tu cocina.

Sigue estos consejos y limpiar será más fácil que nunca

Como puedes comprobar, hay maneras muy sencillas de mantener limpias estas zonas de tu hogar. Con cuidado y siguiendo estos consejos no te costará nada, y no te volverá a dar quebraderos de cabeza.

Ya ves que hay distintas formas de hacerlo, solo tienes que elegir la que más se adapte a los materiales de tu casa y a lo que estás buscando. De esta manera es sencillo aprender a como limpiar las juntas del suelo y los rodapiés.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *