Como limpiar azulejos

Los azulejos son uno de los recursos de construcción que mejores resultados ofrece. Pero su brillo y su durabilidad dependen de la forma en la que los limpies. Por ello, en las siguientes líneas te daremos algunos consejos sobre como limpiar azulejos y dejarlos impecables sin dañarlos.

Tal vez no sepas que los azulejos o baldosas de cerámicas están compuestas de arcilla, minerales y agua que después de enmoldarse, se cuecen en un horno hasta que se solidifiquen. Por eso son tan resistentes y económicos y les damos tantos usos.

Como limpiar azulejos de forma efectiva

Lo primero que hay que tener en cuenta es el tipo de cerámica que vamos a limpiar. Por ejemplo, la cerámica esmaltada es más fácil de limpiar que la cerámica sin vidriar. El esmalte proporciona un revestimiento para el azulejo que ayuda a que este resista las manchas y arañazos. Por su parte, la cerámica no vidriada debe tratarse para resistir las manchas, ya que pueden absorber líquidos con bastante facilidad.

Una vez que te pongas manos a la obra y antes de elegir una solución de limpieza, asegúrate de probarla en un área discreta de la composición de azulejos para garantizar la solidez del color. Evita usar cualquier material abrasivo ya que puede dañar el acabado de tus baldosas de cerámica. Tampoco uses lejía o limpiadores a base de amoníaco, ya que son conocidos por su poder decolorante.

Para no cometer errores, lo mejor es usar la solución recomendada por tu fabricante de azulejos. Muchos de ellos recomiendan el uso de limpiadores con pH neutro, puesto que no dañan el acabado de la cerámica.

Técnica a utilizar

En cuanto a la técnica de limpieza, basta con diluir el producto limpiador que hayas elegido en agua. Luego, con ayuda de una bayeta, ir quitando la suciedad de los azulejos. Cuídate de empapar bastante el trapo o la esponja, así deslizará mejor y habrá menos posibilidades de que causes arañazos.

Tras humedecer y quitar la suciedad incrustada, hay que sacar brillo a los azulejos. Si se trata de piezas de pared, con un trapo seco de algodón se pueden ir secando a la vez que se van limpiando. Aunque también existen productos específicos para potenciar el brillo. Si te decides por alguno de ellos, recuerda que primero han de secarse antes de aplicarlo. En caso de baldosas de cerámica, la mopa es la mejor aliada para conseguir que reluzcan.

Cuidado y mantenimiento regular

Una de las cosas más importantes con respecto al mantenimiento periódico de tus azulejos es limpiar las manchas inmediatamente para que no dejen un cerco imposible de quitar después. Lógicamente, cada cierto tiempo es conveniente limpiar toda la pared o el suelo. Pero, si se trata de un derrame, hay que actuar sin pensárselo. Así eliminaremos al máximo el líquido o el material vertido.

Por último, una gran herramienta de mantenimiento preventivo es una alfombra, especialmente para áreas de mucho tráfico. Ten en cuenta que cuando unas baldosas de cerámica tienen más trasiego que otras, estas se desgastan más y crean un efecto bastante desagradable a la vista.

Ahora ya sabes como limpiar azulejos para mantenerlos como el primer día.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *